Cortesía

 

Durante muchos años Heracleion fue una ciudad mitológica a la cual se hacía referencia en algunas inscripciones y textos antiguos, no se sabía si en realidad había existido.

Por: Cultura Colectiva

Sin embargo en el año 2000 un grupo de arqueólogos logró ubicarla sumergida en el mar, frente a la costa de Egipto y realizó las investigaciones pertinentes para determinar su autenticidad y conocer más de la civilización egipcia que aquí vivió.

El descubrimiento

Conocida como Heracleion por los antiguos griegos y Thonis por los egipcios, la ciudad fue redescubierta en el año 2000 por el doctos francés Franck Goddio, arqueólogo subacuático y un equipo del Instituto Europeo de Arqueología Subacuática (IEASM) después de un estudio de cuatro años. Las ruinas de la ciudad perdida se encontraron a 45 metros debajo la superficie del mar Mediterráneo en la bahía de Aboukir, cerca de Alejandría. Si bien Goddio conocía el mito de la ciudad submarina, no estaba seguro de que realmente existiera hasta que buscó los barcos de guerra de Napoleón en la Batalla del Nilo en 1798 y encontró los restos de la base de un templo.

 

Foto: National Geographic

 

Después de esto se desenterraron 64 naufragios antiguos, “baris” y más de 700 anclas del barro de la bahía, además de monedas de oro y bronce que datan del reinado del rey Ptolomeo II, cerámica, joyas y utensilios de almacenamiento encontrados en los restos de varios barcos y tablillas gigantes inscritas en griego y egipcio antiguo. Sorprendentemente, muchos de los objetos encontrados eran de origen griego con nombres egipcios y viceversa, lo que muestra cuán estrechamente comerciaban las dos ciudades.

Los investigadores creen que estos artefactos apuntan a que la ciudad de Heracleion o Thonis no sólo fue un concurrido centro comercial internacional entre el Mediterraneo y el Nilo, sino también se utilizó como un importante centro religioso y político. El equipo de científicos también descubrió una variedad de artefactos religiosos en la ciudad hundida, incluidas esculturas de piedra de gran tamaño que se cree adornaban el templo central de la ciudad y sarcófagos de piedra caliza que se cree que contenían animales momificados, algunas ofrendas incluida la “Naus”, el centro sagrado del templo y una estela de granito negro, más antigua que la piedra Rosetta, de más de dos metros de altura, cubierta de jeroglíficos.

 

Foto: Hipertextual

Las ruinas y los artefactos hechos de granito y diorita están extraordinariamente bien conservados porque durante más de 2 mil años el limo del fondo del mar y la arcilla del Nilo los protegió del deterioro, y dan una idea de lo que fue una de las grandes ciudades portuarias del mundo. Los investigadores creen que la ciudad estaba atravesada por una red de canales, y sus “islotes” albergan pequeños santuarios y hogares. Goddio y su equipo sólo han descubierto el 5 % de la ciudad que, según él, es tres veces el tamaño de Pompeya.

El equipo de investigadores del IEASM utilizó sofisticadas herramientas de escaneo para desenterrar los tesoros enterrados debajo del lecho marino y los sedimentos. También utilizaron datos geofísicos de posicionamiento por satélite, ecosondas, magnetómetros de resonancia magnética nuclear y sonar de barrido lateral para localizar los restos del templo y otros tesoros.

 

Foto: Fayer Wayer

 

A pesar de los extraordinarios hallazgos, aún quedan muchas dudas por resolver, sobre todo descubrir el misterio sobre su hundimiento. Una de las teorías más sensatas sugiere que el peso de los grandes edificios sobre el suelo de arcilla y arena puede haber causado que la ciudad se hundiera a raíz de un terremoto. En palabras de Science Alert:

«La mejor conjetura es que el aumento del nivel del mar, la actividad sísmica y los cimientos que se derrumban hicieron que toda la ciudad se deslizara hacia el Mediterráneo hace al menos mil años».

Heracleion

Se cree que Heracleion se construyó durante el siglo VIII a. C. a orillas del Nilo, la leyenda dice que la ciudad lleva su nombre porque el héroe Hércules (Heracles) la visitó una vez. El historiador griego Herodoto del siglo V a. C. escribió sobre Heracleion, una gran ciudad templo en honor a Amón, el dios egipcio del sol y el aire. Amón fue uno de los dioses más importantes durante el Imperio Nuevo desde aproximadamente 1570 hasta 1069 a. C.

Esta es la ciudad donde se escondieron París y Helena durante la Guerra de Troya. Buscaron refugio del faraón después de su huída del celoso Menelao, pero fueron rechazados por Thonis, el vigilante a la entrada del Nilo. Según los relatos, se construyó un gran templo en el lugar donde Hercules llegó por primera vez a Egipto, cambiando el nombre de la ciudad egipcia de Thonis para convertirse en el mítico Heracleion. Cuatrocientos años después, Estrabón, el geógrafo e historiador griego, escribió que Heracleion estaba ubicado al este de Canopus, cerca de la desembocadura del río Nilo.

 

Foto: Fayer Wayer

 

La ciudad antigua fue uno de los puertos más importantes de Egipto hasta que Alejandro el Grande conquistó Egipto en el 332 a. C. y fundó Alejandría a unas veinte millas de distancia, que se convirtió en la ciudad más grande y próspera de la época. A medida que Alejandría creció en poder y estatus, Heracleion decayó. Todos los rastros físicos de esta ciudad aparentemente habían sido borrados del mapa, lo que llevó a los expertos a creer que era solo un mito antiguo, hasta el descubrimiento del año 2000.

 

Divers excavated the area (Image: AMAZON)

 

Christoph Gerigk©Franck Goddio/Hilti Foundation

 

Cortesía

The post Heracleion: La “Atlantis” de la vida real que fue descubierta en Egipto (FOTOS) appeared first on LaPatilla.com.